Pintura mineral, lo mejor para pintar exteriores

Si estás buscando pintar exteriores la mejor opción que puedes usar es la pintura mineral. Aquí te vamos a decir por qué y cómo debes aplicarla para que logres los resultados esperados.

La diferencia entre la pintura mineral y el resto es gigante. Ya lo hemos dicho, el perfil de la pintura viene dado por el ligante, los pigmentos y las cargas y aditivos. Si se trata de pintar fachadas y exteriores siempre lo mejor es usar pintura mineral a base de silicato. Pero ¿por qué? La respuesta mas sencilla es que el silicato le otorga resistencia en el tiempo, es decir, los resultados son más longevos porque el mineral lo que hace es luchar contra el deterioro que otorga el pasar de los años.

La reacción química que ocurre entre la pintura y el exterior se denominada petrificación, lo que hace que la pintura se adhiera correctamente a la fachada. No forma una película sobre la fachada, es como si la pintura siempre hubiese formado parte del exterior. Las superficies donde se utilicen este tipo de pinturas deben contar con un pH alcalino para evitar la proliferación de microorganismos.

¡Lo más importante!

Estabilidad de color: los pigmentos inorgánicos de la pintura hacen que la misma no pierda el color con el pasar del tiempo. Los blancos nunca tenderán a amarillos.

Durabilidad: la durabilidad es sin igual debido a la combinación con otros minerales de origen vegetal. Los pigmentos inorgánicos garantizan máxima resistencia a la intemperie.

Rentabilidad: si duran más y si el color permanece en el tiempo, significa un ahorro en el presupuesto al largo, tanto de materia prima como de horas hombres.

Ecológica: el silicato permite prescindir de sustancias que dañan el medio ambiente, como los disolventes y conservantes.

En conclusión, la pintura mineral es perfecta para ahorrar, cuidar el ambiente y lograr mejores resultados estéticos en tu fachada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *