Vive frente al mar libre de preocupaciones

Tener un hogar a la orilla del mar supone un espacio de suma relajación, sin embargo, el mantenimiento que este requiere puede romper nuestra burbuja de tranquilidad, siendo uno de los puntos más difíciles de cuidar el color de nuestra casa, no obstante, una pintura mineral es una gran opción para olvidarnos del problema.

La combinación del viento y las olas provocan una brisa de sales, que se transportan hasta la estructura de tu hogar, generando capas de salitre que van deteriorando poco a poco las paredes de nuestra casa.

Mientras más cerca nos encontremos del mar, más rápido será el deterioro de la estructura, poniendo en peligro el patrimonio y causando diferentes fenómenos que representarán gastos fuertes para nuestro bolsillo.

Tipo de daños que nos puede causar el mar y su brisa

Lesiones por erosión, aparecen cuando las ráfagas de viento suelen llevar consigo arena, y chocan contra la superficie de los edificios. Por lo que al golpear los pequeños granos de arena sobre los materiales colocados en fachada acaban erosionándolos capa a capa, degradando y debilitando la estructura.

Oxidación de metales, este tipo de daño es el más común en ambientes marinos y uno de los más difíciles de evitar, por lo que es necesario realizar un correcto mantenimiento de los elementos metálicos para no poner en riesgo la integridad del inmueble. 

Desgaste de la madera, es un material que se ve increíble en estructuras cerca del mar, sin embargo, es de los más difíciles de mantener. La humedad que provoca la cercanía con el mar provoca que pierda cohesión, impidiendo la correcta aplicación de pinturas de protección, por lo que deben ser renovadas con mayor periodicidad.

No olvidemos el exterior

Definitivamente los cimientos de nuestro hogar se ven dañados por la cercanía al mar, pero debemos prestar la misma atención a nuestra fachada, ya que esta se encuentra en constante desgaste por la brisa marina.

Una manera de proteger nuestra fachada es aplicando una pintura para exteriores de origen mineral, como Ever Paint, que en su versión Repel, brinda un efecto de repelencia contra líquidos y contaminantes, protegiendo la estructura del desgaste continuo que supone vivir frente al mar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *